Inicio


Esta web trata de advertir a aquellos que desconocen la religión de Mahoma sobre el peligro que encierra esta creencia, religión/ley/cultura y civilización, ya que todo ello  junto es el islam.
Una amalgama de normas religiosas, culturales y legales, donde es imposible separar lo que pertenece a la esfera de lo privado de lo que pertenece a lo público o,  dicho de otro modo, la religión de la política, pues todo se confunde y no suele existir una clara voluntad de separarlo por quienes creen firmemente en lo que esta religión predica.
Para divulgar el conocimiento de ese mundo islámico que percibimos como peligroso, por su carácter reaccionario,  por su tendencia a la intromisión en terrenos que, en cuanto religión, no le corresponde invadir, y por el escaso respeto que viene demostrando por los valores y principios filosófico-políticos por los que se rige el mundo occidental,  que querría ver suplantados por los suyos propios, es por lo que hemos decidido realizar esta web.

Con ella nos proponemos poner a disposición del lector de lengua castellana, previa la correspondiente traducción, los artículos que se vienen publicando en otros idiomas (básicamente inglés y francés) por personas que, desde una óptica crítica con el islam, alertan sobre los peligros anejos a esta ideología o hacen la crítica razonada de la misma.

También encontraréis en esta web artículos escritos por creyentes musulmanes o fatuas dictadas por autoridades religiosas musulmanas.  Se trata de textos   que resultan enormemente ilustrativos de ese pensamiento retrógrado y totalitario que denunciamos, al mismo tiempo que presentan la ventaja de impedir cualquier acusación de islamofobia pues lo que en ellos se contiene es el parecer o veredicto de los seguidores de esa fe, sin ninguna acotación o manipulación
Al hilo de lo anterior tenemos interés en señalar que esta web no suscribe ninguna posición que pudiera ser tachada de racista. Prueba de ello es que gran parte de los artículos que pueden leerse aquí han sido escritos por personas de origen musulmán.
Nuestro respeto por el ser humano, independientemente de su raza, sexo o religión, es total y absoluto y está por encima de cualquier otra consideración. Precisamente porque defendemos el derecho inalienable de todo ser humano a tomar las riendas de su propia vida y, por ende,  a verse libre de ideologías represoras que le impidan ser dueño de si mismo o le obliguen a  admitir y a obedecer ciegamente consignas dogmáticas que atenten contra su libertad de conciencia, es por lo que criticamos y nos ponemos en guardia contra la religión islámica como profundamente
opuesta a estas convicciones. Y lo hacemos del mismo modo que criticaríamos al Opus Dei (al que criticamos de hecho) si creyéramos que la ideología que esa organización sustenta pudiera extenderse peligrosamente e imponerse en todo el mundo. No es este el caso, en lo que respecta al Opus Dei, pero si podría ser el del Islam si no tomamos rápida conciencia de los peligros que encierra y  no aprendemos a defendernos de las tretas que usan los islamistas para imponer sus pretensiones intolerables a un mundo que ya ha superado la teocracia y el feudalismo en los que ellos todavía se encuentran instalados.

A este respecto hay que destacar que el mayor peligro no viene representado por el conocido como "terrorismo islámico", respecto del cual la condena es casi unánime, sino por aquellos otros que, bajo la etiqueta de "musulmanes moderados", esconden en realidad una mentalidad profundamente reaccionaria y totalitaria que tratarán de imponer en la sociedad en la que se instalen, sociedad que bien puede ser la vuestra o la nuestra, pues la emigración musulmana a Europa o a países occidentales en general es un fenómeno de dimensiones crecientes. La consigna que de algún modo comparten musulmanes moderados y radicales puede resumirse así "Os conquistaremos con vuestros derechos pero os gobernaremos con los nuestros".

Hemos dividido los contenidos de esta web en temas de debate, artículos de interés, revista de prensa y documentos de consulta.

Entre los temas de debate podéis encontrar artículos relativos al velo islámico. En ellos se plantea la necesidad de hacer un enfoque de este asunto que abarque una perspectiva amplia, habida cuenta de que las cuestiones implicadas en el mismo trascienden con mucho el aspecto meramente religioso,
 Por un lado no se puede  ignorar que esta prenda que se ha convertido en símbolo y estandarte del llamado "islam político" que lo reivindica como medio para lograr otros objetivos de mayor alcance tales como conseguir visualizar la especialidad de la comunidad musulmana, su no integración en el modus vivendi occidental y, por ende, su "necesidad" de regirse por sus propias normas.
 Por otro,  está claro que el uso del velo por chicas menores de edad presenta graves problemas que han de ser debatidos, como la necesidad de calibrar hasta que punto llega el derecho de los padres a imponer a sus hijos sus creencias religiosas cuando estas colisionan con otros valores que la sociedad considera fundamentales, como el derecho a un desarrollo normal y pleno de esas menores sin verse estigmatizadas por un signo tan ostentoso  que va a influir sin duda en su interrelación con otros jóvenes y en su socialización.
 
Se plantea así mismo en ellos la necesidad de prohibir completamente el burka en cuanto atuendo que degrada a la mujer y atenta contra su dignidad, privándola por completo de una identidad física, al mismo tiempo que hace imposible una relación normal  con el resto de sus conciudadanos.

Podréis encontrar también un interesante artículo de Anne Marie Delcambre sobre si es o no legítimo distinguir entre islam e islamismo, es decir, entre un islam bueno y seráfico, fiel a los textos auténticos de esta religión y por lo tanto, pacífico, inofensivo y cargado de amor hacia la humanidad; y otro que, representaría una desviación profunda respecto a esos textos fundadores. En opinión de la autora, tal distinción es imposible de realizar pues los llamados despectivamente islamistas fundan sus opiniones directamente en preceptos canónicos del islam que nadie con autoridad en esa religión ha derogado. Por ello su conclusión es que "
no hay un islam bueno y otro malo, como no hay tampoco un islam moderado. Por el contrario, hay musulmanes moderados, aquellos que solo aplican parcialmente el islam".
Por supuesto que se trata de una opinión discutible y esperamos colgar otros artículos sobre esta cuestión que presenten un punto de vista diferente, aunque en principio, Preocupados Por el Islam, comparte esta tesis  ante la abundancia de argumentos que la sustentan.
Ello no significa que no nos gustaría que existiera un islam que se limitara a ser una religión más, sin incidencia alguna en el terreno de lo político y perfectamente compatible con la democracia y el respeto a otras creencias, pues entendemos que es la mejor fórmula para atraer a los musulmanes a la modernidad representada por la sociedad abierta y democrática, sin obligarles por ello a renunciar a su herencia cultural. Únicamente no sabemos donde reside ese islam y si podría seguir denominándose así una vez se hubiera eliminado, de los textos coránicos y de la sunna, todo aquello que choca frontalmente con los derechos humanos, que no es poco.

Otro tema de debate es el de las fatuas, esos dictámenes jurídico-religiosos emanados de autoridades  religiosas musulmanas cuyo contenido es motivo de inquietud por el carácter de incitación al delito que a veces presentan.
Las fatuas son sumamente ilustrativas del elemento reaccionario y totalitario que a menudo se relaciona con el islam y que crea ansiedad y preocupación en muchos occidentales y en sectores liberales del mundo musulmán.
El hecho de que se sigan dictando, de que se sigan solicitando por los fieles musulmanes, incluso por aquellos que residen en Europa recurriendo para ello a Internet, por ejemplo a través de la banque de fatwa de la web
www.islamophile.org,  y de que su dictamen se apoye  en preceptos coránicos que chocan de pleno con los derechos humanos y suponen una invitación al delito, es causa de grave preocupación y desasosiego, especialmente ante la impunidad de la que gozan sus autores y por la semilla de odio y ausencia de respeto a los valores civilizados que con ellas se siembra. Basta leer la fatua sobre libertad de conciencia dictada en 2003 por la comisión de la fatua de la universidad islámica Al-Azhar (la más prestigiosa del mundo islámico) para comprender que esa inquietud está plenamente justificada.

La preocupación por esa incitación al delito contenida en la fatua mencionada y en otras de forma aún más explícita es la que llevó a una serie de intelectuales musulmanes a solicitar de la ONU en 2004 la persecución por un Tribunal Penal Internacional de los autores de dichas fatuas. No nos consta que el alto organismo internacional haya contestado a dicha petición y será curioso observar como se compagina esta solicitud con la rutilante alianza de civilizaciones que acaba de presentar ante dicho organismo el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, bajo los auspicios de su Presidente saliente, Kofi Annan.

Por último se recoge, por el momento, en esta sección, la carta enviada al futuro presidente de la República francesa, por dos jóvenes franceses de origen musulmán. Se trata de una denuncia contra el comunitarismo que pretenden imponer los representantes oficiales del islam a toda la inmigración de origen norteafricano o musulmán, en general, y que lamentablemente cuenta, demasiado a menudo, con el respaldo de las autoridades francesas.
Es además una llamada de atención a los políticos de ese país para que se tengan más en cuenta los valores republicanos, de tal manera que los franceses de origen magrebí o norteafricano en general, sean tratados como ciudadanos de la República con los mismos derechos y obligaciones que los demás y no como miembros de una "comunidad musulmana" con la que tal vez no se identifican en absoluto. La hemos seleccionado para esta sección porque creemos que pone el dedo en la llaga de una cuestión que con frecuencia se ignora, esto es, que cuando transigimos con las exigencias de los representantes de un cierto islam oficial (sobre el velo, las clases de biología o de gimnasia para menores musulmanes, las piscinas públicas solo para mujeres, la financiación pública de las mezquitas, tribunales de sharía con competencia para resolver determinados asuntos de la comunidad musul mana, etc...) a quien más estamos perjudicando con  todo ello es a los propios musulmanes que desean integrarse en la sociedad en la que viven y no verse obligados a formar parte de una comunidad étnica con cuyos valores tal vez no sienten identificados y que quisieran abandonar pero que tienen miedo a hacerlo por carecer del necesario respaldo para ello.

En la sección artículos de interés hemos incluido aquellos artículos que resultan singularmente interesantes por su carácter polémico y la repercusión que han tenido en los medios de comunicación o bien por el propio contenido de la cuestión que abordan.
Comenzamos con el artículo del profesor francés Robert Redeker comparando al islam con el fascismo o totalitarismo comunista que dio lugar a una enorme polémica, además de valerle al autor una condena a muerte que lo mantiene escondido por motivos de seguridad desde su publicación.
Un artículo del colaborador de la web Islam-watch, Amil Imani, sobre la incompatibilidad de Islam y democracia.
Un ensayo de Yotam Feldner sobre el pavoroso asunto de los crímenes de honor.
Y, por último, un ensayo del jeque egipcio Yussuf Al-Qaradawi sobre la libertad de conciencia en islam, donde las opiniones que este expresa sobre la cuestión reflejan, de forma reveladora y terriblemente preocupante, el carácter sectario y totalitario con el que los propios miembros de esta fe configuran su pertenencia a la misma. Leer lo que los propios "popes del islam" piensan sobre su religión es la mejor manera de quitarse la venda sobre la verdadera naturaleza de aquel. Aunque lamentablemente esto no siempre suceda y muchos de nosotros, que hemos leído al jeque Al-Qaradawi, nos quedemos estupefactos al comprobar el predicamento del que goza en ciertos medios occidentales que lo consideran un musulmán moderado con el que es necesario tender puentes. Este es el caso del alcalde de Londres, que lo recibió oficialmente el verano de 2005, o la propia ONU, que invitó en septiembre pasado a la mujer de este jeque a un coloquio sobre feminismo auspiciado por aquella, pese a que tanto el jeque como su esposa son partidarios de los castigos corporales a las mujeres por parte de sus maridos.

Con la sección Revista de Prensa se pretende recoger noticias de la prensa internacional que resulten ilustrativas sobre las cuestiones tratadas en esta web.

Y para finalizar, la sección Documentos de Consulta tiene por objeto facilitar el acceso a textos de obligada consulta para el que se interese por los temas que aquí se tratan, tales como el Corán, la Declaración de Derechos Humanos en Islam o el Estatuto del Dhimmi, o el sumario del informe de la ONU 2004  sobre desarrollo humano en el mundo árabe por citar algunos; ya sea directamente o facilitando un link a otra web que los contenga.

El propósito de Preocupados Por El Islam es el de aumentar de forma paulatina y continuada los contenidos de esta web, ayudando con ello a una mejor comprensión del mundo islámico y musulmán, así como de la amenaza implícita que aquel lleva consigo, a fin de poder hacerle frente de forma adecuada.
Estamos abiertos a cualquier colaboración o sugerencia que nos ayude a mejorar nuestro proyecto y para ello podéis poneros en contacto con nosotros escribiéndonos a nuestra dirección de correo electrónico :
info@preocupadosporelislam.com


31 de diciembre de 2006