Inicio
El Burka
Debate sobre el uso del velo y del burka por las mujeres musulmanas


Para ilustrar este debate incluimos un artículo recientemente aparecido en The Times, en el que el periodista que lo escribe se hace eco de la polémica surgida en Holanda a raíz de la decisión de su gobierno de limitar el uso del burka en ciertas situaciones de carácter público.

El debate sobre el burka en Holanda
Artículo aparecido en  The Times, 13 de octubre de 2006 (por Anthony Browne)

Holanda será probablemente el primer país de Europa que prohibirá el burka, como consecuencia de un proyecto gubernamental que fijará los más severos límites a la vestimenta musulmana  hasta ahora establecidos a  nivel mundial.

La ministra para la integración, Rita Verdonk, conocida como la dama de hierro por  la serie de severas  medidas contra la inmigración que ha venido adoptando, acordes con la línea de dureza que viene siguiendo en esta materia, manifestó ante el Parlamento que estaba dispuesta a averiguar en qué lugares y momentos el burka debía ser considerado ilegal.
El burka, atuendo tradicional en algunos países islámicos, cubre el cuerpo y la cara de la mujer, dejando solo una franja de gasa  para los ojos.

La Sra Verdonk advirtió que había pasado ya el tiempo de contemporizar amigablemente con los musulmanes "ante una taza de te"  y que tanto los nativos como los inmigrantes debían mostrar el coraje suficiente para ser críticos los unos con los otros. Ella recientemente canceló un encuentro con ciertos líderes musulmanes que se habían negado a estrecharle la mano por tratarse de una mujer.

El proyecto será probablemente aprobado en el Parlamento pues cuenta con el respaldo de los partidos de la derecha. Pero ha sido recibido con indignación entre los musulmanes y los defensores de los derechos humanos, que consideran que el gobierno trata de complacer a la extrema derecha.

La Sra. Vermonk admitió que una completa prohibición de esta vestimenta sería difícil desde un punto de vista legal, debido a la normativa sobre libertad religiosa. Sin embargo, mantuvo que prohibiría el atuendo "en situaciones específicas"  apoyándose en razones de seguridad pública. La prohibición es probable que se imponga en tiendas, edificios públicos, cines,  en estaciones de autobuses y ferroviarias, en aeropuertos y en trenes y autobuses.

En los Países Bajos ha brotado la preocupación por el terrorismo islámico, a raíz de que las investigaciones seguidas por el asesinato del cineasta Theo Van Gogh hayan destapado una red de extremistas islámicos dedicada a destruir el país.  La atención se ha dirigido hacia el burka debido a la preocupación que sienten las autoridades de que los terroristas pudieran valerse del mismo como camuflaje.

Un portavoz gubernamental manifestó: "Queremos investigar cuando, como y en qué lugares el burka debe ser prohibido. Se trata de una medida de seguridad - uno no puede ver quien hay dentro". El Gobierno cita como precedente la actual normativa futbolística, que proscribe la entrada en los campos de fútbol con la cara cubierta por una bufanda.

Yassim Hertog, vicepresidente del sindicato de Consejos Escolares Musulmanes, preguntó: ¿Puede prohibirse a persona alguna que lleve una determinada ropa? Están tratando  de averiguar qué puede prohibir un gobierno, y hasta donde puede llegar éste pisoteando los derechos de la gente. Quieren mostrar a todos esos ciudadanos holandeses que están hartos de estos  "mutantes", que es ahí donde ellos trazan la línea de la normalidad".

El pasado año dos mujeres musulmanas perdieron una reclamación judicial contra su colegio que les había prohibido llevar el burka durante el tiempo de atención al público y de cuidado de los niños. El Juez respaldó al colegio en su argumento de que los niños tienen que tener la posibilidad de ver a la persona que los está cuidando, instando a las mujeres a abandonar el curso.
Famile Arslan, la abogada de las mujeres, dijo a The Times:

"Las mujeres tienen en alta estima el burka. Si se prohibe su uso no saldrán de casa. No es una buena manera de integrar y emancipar a las mujeres musulmanas. Todo lo que hacen los musulmanes es criticado por Verdonk. Actúa así para ganar votos. No le importan los musulmanes ni sus problemas."

La Sra Verdonk hizo esta propuesta después de que Geert Wilders, el parlamentario de la derecha, solicitara la prohibición. El Sr. Wilders mantuvo que este atuendo es desconsiderado para las mujeres y representa una amenaza para la seguridad.

La Baronesa Sara Ludorf, parlamentaria europea y miembro del Comité de Libertades Civiles del Parlamento Europeo, que se ha destacado por su activa oposición a la prohibición del burka, o del velo, dijo que no había argumentos para prohibir el burka. "Si hay un serio convencimiento de que alguien oculto bajo un burka es un terrorista, entonces se debe invocar la ley de busca y captura basándose en la sospecha fundada."

Holanda se convertirá en el primer país europeo que prohiba el uso del burka en determinadas situaciones  de carácter público, aunque ya existen algunas prohibiciones de carácter local. El año pasado las ciudades belgas, incluyendo Amberes y Gante, prohibieron el uso del burka en público, y recientemente han comenzado a imponer una multa de 100 libras por contravenir esa ordenanza municipal. Diversas ciudades en Italia, entre ellas Como, han invocado una legislación establecida por Mussolini, que prohibe ocultar la cara en público, para poder imponer multas a las mujeres con burka. Francia y varias regiones de Alemania han seguido los pasos de Turquía y Túnez en la prohibición del hijab, que deja visible la cara, en edificios públicos, y en las escuelas, si bien aquí de forma más controvertida.