Inicio
Traducción del artículo Qaradawi's extremism laid bare (El extremismo de Qaradaui al descubierto),  aparecido en IPT (The Investigative Project for Terrorism) el 6 de febrero de 2009,



El 30 de enero de 2009 se difundieron por la cadena Al Yazira algunos extractos de un discurso pronunciado por Yususf Al-Qaradaui. En ese discurso, Qaradaui ha hecho algunos comentarios cargados de odio contra los judíos, en los que se incita a los musulmanes a poner a los judíos "en su sitio" como hizo Hitler, para vengar la actuación israelí en Gaza de hace unas semanas:

"A lo largo de toda la historia, Alá ha sometido a los judíos
a personas que les han castigado por su corrupción. El último
de esos castigos les fue administrado por Hitler. Con todo lo que les
hizo -y pese a que aquellos (los judíos) hayan exagerado los hechos-,
 consiguió ponerlos en su sitio. Aquello fue  un castigo divino.
Si Alá lo quiere, la próxima vez se llevará a cabo por medio
de los musulmanes."


Esta clase de lindezas no es nueva en Qaradaui. Hace dos años, con ocasión de un "Rali por la victoria en Gaza" que tuvo lugar en Doha y al que asistía el jefe político de Hamas, Jaled Mishaal, aquel pronunció un discurso en el que afirmaba que "el martirio es el mayor deseo de un musulmán" y que "la resistencia" debe continuar. Qaradaui concluía expresando su deseo de poder matar judíos antes de morir:

"La única cosa que yo espero es que al acercarse el fin de
mis días, Alá me ofrezca la posibilidad de ir a la tierra de la
yihad y de la resistencia, aunque sea en una silla de ruedas.
Allí dispararé sobre los enemigos de Alá, los judíos, y ellos me lanzarán
encima una bomba, y de este modo yo concluiré mi vida como
un mártir. Alabado sea Alá."


Qaradaui, que reside en Qatar, es el mentor espiritual de Los Hermanos Musulmanes y un dignatario religioso popular en todo el mundo musulmán sunita. La fratría de Los Hermanos Musulmanes es un movimiento religioso egipcio nacido hace unos 80 años que tiene por fin la propagación del Islam y el establecimiento de la sharía, o ley religiosa islámica, en aquellos países de población musulmana. La ideología de los HM es el sostén de todos los grupos terroristas islámicos modernos, comprendiendo ahí Hamas y Al-Qaeda.

Los grupos musulmanes americanos y los medios de comunicación americanos describen a menudo a Qaradaui como un "moderado" que representa al Islam dominante. Este peligroso error menosprecia los discursos, sermones y escritos de Qaradaui que han exhortado al asesinato de soldados americanos y británicos en Irak, a la masacre de los judíos y a la destrucción de Israel; así como a la ejecución de los homosexuales y a la justificación de la violencia doméstica contra las mujeres.

Qaradaui tiene actualmente prohibida la estancia en los EEUU y en Gran Bretaña a causa de esta retórica impregnada de odio que llama a la violencia en respuesta a lo que el califica la  guerra de Occidente "contra el Islam". En septiembre de 2004, Qaradaui proclamó que era una obligación religiosa para los musulmanes el combatir contra las tropas americanas y británicas en Irak. El comunicado firmado por Qaradaui y otros 93 dignatarios religiosos, declara que "la resistencia del pueblo iraquí, que acude a la yihad frente a la ocupación extranjera...es un deber de la sharía que incumbe a todos los miembros de la nación musulmana, en Irak y fuera de Irak, capaces para el combate", y que está "prohibido a todo musulmán ofrecer  apoyo a los ocupantes".

Aquel tiene también vinculaciones con la financiación del terrorismo. El 12 de noviembre de 2008, el Departamento americano del Tesoro calificó de entidad terrorista  a la coalición mundial de organismos de beneficencia, Union of Good (también conocida con el nombre de Charity Coalition), cuyo presidente es Qaradaui,  en virtud del decreto 13224, y debido a la actuación de la misma en la recaudación de fondos en nombre de Hamas y otras organizaciones controladas por Hamas en Gaza y Cisjordania.

Pese a que el no puede entrar físicamente en EEUU, la organización islamista que publica los artículos de Qaradaui, IslamOnline.net (IOL), anunció el pasado 27 de diciembre que iba a abrir una oficina en Washington D.C.

IslamOnline es la portavoz de Qaradaui para difundir en Occidente "el mensaje del Islam hacia elresto del mundo". El sitio exhibe algunas de sus fatuas más controvertidas, como aquellas en que justifica el empleo de las mujeres como bombas humanas, la penalización o ejecución de los homosexuales, el divorcio para las mujeres que no llevan el hijab, y la muerte para los apóstatas del Islam.

Entre aquellos que minimizan el extremismo de Qaradaui, se encuentran algunos de sus apologistas habituales, como el Council on American Islamic Relation (CAIR) y el Doctor John Esposito, que menosprecian su radicalismo y lo presentan más bien como un "moderado". Son numerosas las veces que CAIR ha elogiado al imam extremista, describiéndolo como un "erudito musulmán notorio" pese a admitir que aquel respalda las "operaciones de martirio" contra objetivos israelíes.

Durante una entrevista para MSNBC, el 26 de julio de 2005, el director de los servicios jurídicos del CAIR, Arsalan Iftikhar, describió a Qaradaui como "uno de los más célebres sabios musulmanes de El Cairo" que han afirmado de manera "inequívoca" que los atentados suicidas y los actos terroristas "quedan fuera por completo de los límites del Islam". Se trata de una mentira desvergonzada, pues ya antes de 2005 Qaradaui había expresado su apoyo a los atentados suicidas y al asesinato de civiles israelíes.

De igual forma, en 2006, el director nacional del CAIR, Nihad Awad lo calificó de  "sabio eminente y renombrado". Quizás algo así no debería sorprender, teniendo en cuenta que durante una entrevista para Al Yazira, en noviembre de 2002, el propio Qaradaui había manifestado su opinión favorable al CAIR, al referirse a esta organización como "nuestros hermanos del otro lado (América)"

Así mismo, Esposito, director del Centro Prince Alwaleed Bin Talal para el diálogo cristiano-islámico de la Universidad de Georgetown, incluye a Qaradaui en su selección "pensadores musulmanes, líderes religiosos y movimientos islámicos dominantes desde Egipto a Indonesia y desde Europa a América" que proponen "una interpretación reformista del Islam y de su relación con la democracia, el pluralismo y los derechos humanos."

Importantes medios de comunicación americanos como el Washington Post, Los Angeles Times, la Associated Press y el Christian Science Monitor han incurrido en el escándalo de describir a Qaradaui como un "moderado", pese a sus agresiones verbales.

Así, mientras que en septiembre de 2008 Qaradaui describía a los musulmanes chiítas como "herejes" que tratan de infiltrarse en las sociedades musulmanas y de atizar las tensiones sectarias en todo  Oriente Medio, la Associated Press lo describía como "una persona muy respetada en todo Oriente Medio...(que) ha participado igualmente en numerosos diálogos entre musulmanes e interconfesionales para la reconciliación."

Lo mismo hacía el Los Angeles Times, calificando a Qaradaui, pese a sus posiciones incendiarias, como"un eminente dignatario religioso de carácter moderado".

Justo antes del comienzo de la guerra de Irak, en 2003, el Christian Science Monitor describía a Qaradaui como "un religioso egipcio moderado", mientras que el Washington Post lo presentaba como "un popular religioso musulmán al que se suele considerar como una voz moderada dentro del mundo árabe", y ello pese a sus declaraciones de aquel tiempo en las que calificaba  de "mártires" a todos aquellos que morían en la resistencia a la ocupación de Irak.

El mayor ejemplo de este despropósito es quizás el artículo aparecido en febrero de 2003 en el Washington Post en el que Qaradaui es descrito como un "francotirador" y una persona a la que "se considera la voz de la moderación". El artículo llega al extremo de calificarlo como un "reformador" que "trata de crear una corriente nueva y moderada dentro del pensamiento islámico."

Las reiteradas apelaciones de Qaradaui a la violencia y su glorificación de esta última, no son nunca mencionadas en esos artículos, lo que impide valorar en su justa medida su reputación de "moderado". El hecho de seguir tildándolo de "moderado" constituye una injusticia, en particular para los verdaderos moderados cuyas voces son silenciadas en las discusiones.

La persistencia en ignorar el radicalismo de Qaradaui, pese a las pruebas, resulta alarmante. La necesidad de encontrar líderes musulmanes moderados con los que llegar a acuerdos no significa  que debamos conformarnos con una persona que, pese a su popularidad, dignifica y apoya puntos de vista que no solo son opuestos a los intereses americanos, sino que representan para nosotros una auténtica amenaza física. Si hay que llamar a un gato un gato, del mismo modo llamemos a Qaradaui lo que es: un islamista radical.


http://www.investigativeproject.org/992/qaradawis-extremism-laid-bare